test

Recárgate con la energía para el futuro

#TheGreenWatt
Unigas > Blog > Blog > Gas licuado verde: la revolución de la matriz energética empresarial

Gas licuado verde: la revolución de la matriz energética empresarial

Enviado por: Empresas Gasco
Categoria: Blog

¿Quieres que tu negocio cuente con nuestras soluciones energéticas?

La producción mundial de biocombustibles aumentará más del 25% hasta 2026, según la Agencia Internacional de la Energía. La industria colombiana debería aprovechar los beneficios de uno de estos biocombustibles: el gas licuado verde. 

 

Desarrollar combustibles alternativos es uno de los desafíos más apremiantes de la transición energética. Entre estos combustibles, uno de los de mayor potencial es el gas licuado verde (GLV) o BioGLP, del que en el mundo se produjeron 200.000 toneladas en 2021 y se espera que su producción alcance los 2,2 millones de toneladas en 2030.

¿Cuáles son los atributos de esta fuente de energía? A continuación presentamos un estudio completo de las características del gas licuado verde y sus ventajas socioeconómicas y medioambientales.

Gas licuado verde: origen y composición básica

 

El gas licuado verde (GLV) es un combustible elaborado a partir de biomasa descompuesta mezclada con alcohol. Para que esta mezcla reaccione, se añade un catalizador, que puede ser hidróxido de potasio (KOH) o hidróxido de sodio (NaOH). Como resultado se obtiene biodiésel por decantación y gas licuado verde como subproducto.

Actualmente, el aceite vegetal hidrogenado (HVO) es la materia prima que más se emplea para obtener GLV: se producen 50 kilogramos de gas licuado verde por cada tonelada de biodiésel. No obstante,  actualmente se desarrollan tecnologías para producir GLV como producto principal. Así, las tecnologías del hidrógeno verde y Direct Air Capture se han incluido como procesos fundamentales para el gas licuado verde, ya que proporcionan el suplemento energético y la obtención de dióxido de carbono necesario para  su elaboración. 

Lee también el artículo La producción mundial de biocombustibles aumentará en 2021 y 2022.

Gas licuado verde: beneficios y oportunidades para Colombia

El GLV ofrece varias ventajas económicas y ecológicas para muchos sectores económicos colombianos:

Sostenibilidad 

El gas licuado verde reduce hasta en un 95% las emisiones contaminantes comparado con los combustibles fósiles, y en un 80% en relación con los gases licuados convencionales.

Asimismo, la combustión del GLV no produce partículas de hollín ni trazas de azufre, por lo que no tiene efectos adversos sobre la salud de las personas. El gas licuado verde tiene también una intensidad de carbono (el ritmo de las emisiones contaminantes) del 19%, cinco veces menos que la gasolina y el diésel.

Este desempeño del GLV ofrece ventajas para varias industrias colombianas:

Aviación: el gas licuado verde puede formar parte del portafolio de combustibles aeronáuticos sostenibles (SAF) nacionales. Esto permitiría reducir entre un 50 y un 60% los gases de efecto invernadero asociados a los vuelos comerciales. Por el momento, la Federación de Biocombustibles evalúa la construcción de una fábrica especializada en GLV.

Automotriz: el gas licuado verde puede ser un medio para continuar con la descarbonización de los vehículos públicos y privados. Así, un proyecto piloto con biocombustible en 200 camiones y 699 volquetas en el área metropolitana de Medellín redujo en 37% las partículas contaminantes emitidas por esos vehículos.

Lee también el artículo Proyecto con vehículos de carga reduce «considerablemente» la mala calidad del aire en Medellín. Fedebiocombustibles. 

Conoce más aquí sobre el SAF.

Logística

El gas licuado verde tiene las mismas características químicas del gas licuado (GLP). Por lo tanto, se trata de un combustible drop in: para almacenarlo y distribuirlo, se puede utilizar la infraestructura del GLP, sin necesidad de hacer inversiones adicionales.  

Esto supone un factor diferencial para varias industrias colombianas:

Naval: para las embarcaciones, el gas licuado verde ofrece el mismo rendimiento energético y la misma seguridad que el gas licuado, en lo que respecta a riesgos de incendios o de vertimientos accidentales en ecosistemas marinos y fluviales. El GLV puede emplearse en embarcaciones turísticas (lanchas, veleros, etc.) y comerciales (portacontenedores, buques cisterna, etc.). También se puede distribuir en cadenas de suministro portuarias como Tumaco, en el departamento de Nariño.

Hoteles y panaderías: el gas licuado verde puede articularse sin problemas en el abastecimiento energético de equipos de cocina (hornos, amasadores, refrigeradores, etc.) y de confort (iluminación, ventilación y climatización). Esto facilita la automatización de los procesos internos; también mejora la experiencia del cliente con espacios más agradables y alimentos con mejor cocción.

Economía verde

La fabricación del gas licuado verde se basa en un modelo circular de reciclaje y reutilización de desechos orgánicos. Entre las materias primas de mayor potencial para producir este biocombustible están las grasas animales, los residuos de procesos alimentarios, los celulósicos, los lodos de aguas residuales, el estiércol y los excedentes de cultivos. 

En Colombia se pueden establecer alianzas operativas para aprovechar los residuos de diferentes sectores económicos. Así, se lanzó recientemente en el departamento de Santander un proyecto para recolectar aceite de cocina para crear biodiésel. Esta iniciativa, replicable para elaborar gas licuado verde, permite que por cada litro de aceite reciclado se evite contaminar mil litros de agua.

Los residuos de la floricultura y la porcicultura también son materias primas para producir energía sostenible. Así, los tallos de rosas desechados durante la cosecha aportan biomasa lignocelulósica, uno de los ingredientes para producir gas licuado verde. De igual forma, las granjas de cerdos pueden emplear el estiércol de los animales con el mismo fin; con ello se eliminan olores desagradables y se evita la contaminación de agua y suelos.

Podría interesarte el artículo Estiércol porcino será fuente de energía en Colombia. 

Lee también El BioGLP o Gas LP renovable llega a Nueva York. 

Conclusiones

El gas licuado verde es uno de los ejes de la transición energética. Sus grandes ventajas radican no solo en sus beneficios ecológicos y logísticos, sino en su apuesta por la economía circular, que reintegra los desechos a las estructuras productivas.

En Colombia los proyectos para comercializar y usar gas licuado verde se encuentran en un estado inicial, pues todavía no hay plantas de producción. Hay experiencias internacionales, como la planta Haru Oni en Chile, que pueden servir de ejemplo.

El GLV es de enorme importancia para fortalecer la cadena de valor de empresas, proveedores y clientes. Para iniciar la transformación energética de tu empresa, consulta con nuestros expertos.

Puntos importantes:

  • El gas licuado verde es un combustible renovable que se produce con biomasa.
  • El gas licuado verde es un subproducto de la elaboración de biodiésel y es una innovadora fuente de energía limpia.
  • El gas licuado verde disminuye la contaminación por gases de efecto invernadero y permite procesar residuos orgánicos. 
  • El gas licuado verde tiene ventajas logísticas, pues se puede utilizar la infraestructura del gas licuado (GLP).
  • El gas licuado verde es una industria incipiente en Colombia pero de enorme potencial para sectores como las industrias aeronáutica y naval, los hoteles, las panaderías, la agroindustria o la piscicultura, entre otros.

Contenidos relacionados

Autor: Empresas Gasco