test

Tendencia energética

Oportunidades para las pymes que ofrece el plan ambiental del presidente Biden.

Enviado por: Empresas Gasco
Categoria: Blog, Comercial, Industrial

La administración de Donald Trump había retirado a Estados Unidos de los acuerdos mundiales de protección del medioambiente. Ahora, el nuevo presidente Biden ha traído de vuelta a Estados Unidos al frente de los compromisos para encarar el cambio climático. A las micro, pequeñas y medianas empresas latinoamericanas que directa o indirectamente tienen en Estados Unidos uno de sus mercados de exportación les corresponde sintonizar con la nueva situación. 

El plan energético del nuevo presidente de Estados Unidos ofrece retos y oportunidades para las pymes latinoamericanas que exportan a ese país.

Un mes después de juramentarse como el presidente número 45 de Estados Unidos, Joe Biden cumplió su promesa electoral en materia ambiental: regresar al Acuerdo de París, el pacto mundial contra el cambio climático firmado en 2015, cuya meta es evitar que la temperatura del planeta se eleve en 2°C debido a los gases de efecto invernadero.

En sintonía con este objetivo, el presidente Biden se comprometió a que el sector energético estadounidense esté libre de polución para 2035 y que el país tenga una economía de cero emisiones de CO2 para 2050. Actualmente Estados Unidos emite 5,4 gigatoneladas anuales de dióxido de carbono, 15% de las emisiones del mundo, una de las causas principales del calentamiento global.

El plan no solo implica a Estados Unidos, sino a todo el continente americano. En este sentido, el gobierno estadounidense dará prioridad a las asociaciones con países «que hagan compromisos de alta ambición climática bajo el Acuerdo de París”; también proporcionará financiamiento de bajo costo a estas naciones para que se comprometan a exportar energía limpia. En este plan se incluirán inicialmente «los pequeños Estados insulares en el Pacífico y el Caribe que estén demostrando un liderazgo climático ante las amenazas existenciales en sus territorios».

La administración del presidente Biden señaló que «no financiará energía sucia». En este sentido el Banco de Exportación e Importación, y la nueva Corporación Financiera para el Desarrollo Internacional (DFC, por sus siglas en inglés) —la anterior OPIC—, reducirán de forma significativa las huellas de carbono de sus carteras (por ejemplo, no financiarán la construcción de centrales eléctricas de carbón).

¿Cómo quedan Colombia y sus exportaciones hacia su principal socio comercial?

Estados Unidos impondrá nuevas exigencias ambientales a sus socios comerciales. Para los exportadores colombianos el plan del presidente Biden en materia ambiental supone desafíos, sobre todo si se tiene en cuenta que ese país es el principal destino de sus ventas al exterior.

En efecto, las exportaciones colombianas del sector no minero-energético a Estados Unidos crecieron 10,3%, de 380,7 millones de dólares en enero de 2020 a 420,0 millones en enero de 2021, mientras que las del sector minero-energético registraron una caída de 45%, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane).

De aquí que las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) deban alcanzar la llamada «resiliencia climática» y adaptarse a los estándares ecológicos de la nueva administración estadounidense y el Acuerdo de París. El reto implica particularmente a las mipymes de los sectores cuyas exportaciones se dirigen en su mayor parte al socio del norte, como el sector textil y el agro, y productos punteros como plantas ornamentales, flores, vegetales, animales y sus productos, café, té y especias.

La sostenibilidad brinda oportunidades económicas a las mipymes

Entre los grandes emisores de gases de efecto invernadero están: plantas termoeléctricas, minas de carbón, aerolíneas, refinerías, grandes fábricas, etc.. Sin embargo, las pymes pueden también contribuir a reducir el impacto ambiental de sus operaciones.

En este sentido, las pequeñas y medianas empresas de varios países han comenzado a tomar medidas para ubicarse del lado «bueno» de la ecología. En España, por ejemplo, donde las pequeñas y medianas empresas representan más del 95% del tejido empresarial y generan el 70% del empleo, se creó una guía público-privada para estas organizaciones en sintonía con los ODS- Objetivos de Desarrollo Sostenible. Y aunque el 78% de las pymes desconocía en 2019 la existencia de los lineamientos, ha mejorado su conciencia y su difusión. 

La sostenibilidad es también para las mipymes una puerta de entrada a un mundo de ventajas económicas:

1. Acceso a nuevos mercados: contribuir a los ODS permite a las pymes acceder a modelos de negocio que serán claves en la economía del futuro, como la economía circular, los negocios inclusivos o la economía ecológica. Dado que en los próximos años se experimentará una revolución a favor de la sostenibilidad, las empresas que desde ahora la incorporen a sus operaciones podrán adaptarse mejor a la economía del futuro.

2. Ahorro en costos: según un análisis de Cox Conserves entre 2.500 pymes de todo el mundo, el 67% lleva a cabo acciones sostenibles con el objetivo de disminuir costos, especialmente acciones relacionadas con el ahorro energético y de agua.

3. Forja de alianzas con otros actores: las grandes empresas apuestan firmemente por la sostenibilidad y exigen a sus proveedores que adopten criterios sostenibles, como los que contiene la Agenda 2030. En concreto, según un análisis de la Red Española del Pacto Mundial, el 66% de las empresas del IBEX 35 ya evalúa a sus proveedores según criterios sociales y el 71% lo hace de acuerdo con criterios ambientales. Las pymes que contribuyan a la Agenda 2030 verán, por tanto, incrementadas sus oportunidades para cerrar acuerdos con grandes empresas o mantener los negocios que ya tienen con ellas.

4. Facilidades de acceso a las contrataciones públicas: muchos gobiernos tienen en cuenta criterios relacionados con la sostenibilidad a la hora de conceder subvenciones o contratar empresas. Ejemplo de ello es, en España, la Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público, en la que se incluyen aspectos medioambientales o sociales como criterios para adjudicar contratos con la administración pública. Algunos de los aspectos indicados son medidas para reducir la emisión de gases de efecto invernadero, medidas de ahorro y eficiencia energética, planes de igualdad de género o aplicación de criterios éticos y de responsabilidad social a la prestación contractual.

5. Mejora de la reputación de marca: invertir en desarrollo sostenible también puede ayudar a las pymes a mejorar su reputación e imagen. Por ejemplo, el 64% de los consumidores españoles tienen en cuenta en sus compras, casi siempre o a veces, la sostenibilidad; es decir, los posibles impactos sociales o ambientales negativos de los productos y servicios que compran. Por ello, tener una estrategia  con base en la Agenda 2030 podría mejorar la confianza en la marca y aumentar las ventas. Pero contribuir a los ODS no mejorará solo la reputación de la empresa de cara al exterior, sino también respecto a sus grupos de intereses, como los empleados, que verán en su trabajo el propósito adicional de construir un mundo más sostenible.

6. Adelantarse a las normativas: se espera que en los próximos años se endurezcan las normas en materia de sostenibilidad, lo que se traducirá en mercados que evaluarán cada vez más las actuaciones ambientales o sociales de las empresas. Las empresas que integren los ODS en su modelo de negocio encontrarán más fácil su adaptación a las nuevas normativas.

5 puntos importantes

  • El nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, cumplió su promesa electoral en materia ambiental: regresar al Acuerdo de París, el pacto mundial contra el cambio climático firmado en 2015.
  • Estados Unidos impondrá nuevas exigencias ambientales a sus socios comerciales. Para los exportadores colombianos el plan del presidente Biden en materia ambiental supone desafíos.
  • Las micro, pequeñas y medianas empresas deben alcanzar la «resiliencia climática» y adaptarse a los estándares ecológicos de la nueva administración estadounidense.
  • Invertir en desarrollo sostenible puede ayudar a las pymes a mejorar su reputación e imagen.

 

Elaborado por Castleberry Media para Empresas Gasco. 

Fuentes de contenido

Contenidos relacionados

Autor: Empresas Gasco